viernes, 24 de diciembre de 2010

Felices navidades en sevillista y hasta el año que viene.

Cerramos el miercoles en nuestra bombonera el último partido del año y afortunadamente solventamos el choque con una victoria frente al Málaga. Tras mucho tiempo sin saborear la victoria, lo mejor que ocurrió en Nervión fue precisamente eso: ganar, romper una dinámica infernal de derrotas que lastraban las piernas y el cerebro de los futbolistas.

No importa que esa victoria, que casi deja encarrilada la eliminatoria de Copa, se produjese despues de un primer tiempo infame y con la sensación de un equipo muerto. El Málaga, un equipo malísimo que apesta a Segunda desde lejos, nos dejó las vergüenzas al aire en defensa con sólo buscar el flanco de Konko, un futbolista al que se le debería impedir que volviese a vestir nuestra camiseta. Impresentable no solo su actuación, nada novedosa por otra parte, sino su pertinaz indolencia ante cualquier adversidad, por su nulo compromiso con el grupo y por su falta de implicación con la camiseta del equipo que le paga.

Se ganó apelando a la épica y es lo que importa. A la épica y a la extraordinaria actuación, un partido más, de Romaric. Se echó el equipo a la espalda, pidió el balón cuando nadie lo quería, lo jugó siempre con sentido, se sacrificó cuando el equipo lo necesitaba, aportó gol, conectó con los extremos, la paró cuando tuvo que pararla, la movió cuando el partido lo necesitaba y sobre todo, Romaric dejó claro que, a diferencia de otros que comparten el mismo vestuario, no es un petardo.

Y siempre nos queda Kanouté. ¡Que pedazo de futbolista!, ¡Que gran profesional! Todo lo que se escriba es poco para reconocer la calidad futbolística, la capacidad de un profesional del futbol como pocos hemos visto en Nervión y la entrañable valía de un ser humano, que si es un gran futbolista, es todavía mejor persona. El otro día volvió a demostrar que siempre está cuando el equipo lo necesita, que siempre aporta lo mejor de su calidad para ponerla a disposición del grupo, que nunca se esconde, que siempre se sacrifica, aún a riesgo de lesionarse, que es capaz de jugar cuando otros se esconden, que suda, siente y defiende la camiseta y nuestro escudo con dignidad. Grande Kanouté. Grande entre los grandes de la historia centenaria de este glorioso club.

Ahora, con el parón navideño, le toca trabajar a la dirección deportiva para reforzar necesarimente en el mercado de invierno las carencias de esta plantilla, que de medio campo hacía atrás, está desequilibrada y descompensada. Del acierto en esa tarea, dependerá sin duda el devenir de nuestro equipo en esta complicada temporada en la que salvo giro copernicano en la segunda vuelta, nos veremos abocados a jugar una liga distinta a la que hemos jugado estos ultimos siete años.

Un abrazo muy fuerte a todos los sevillistas que nos hacen el honor de leer nuestro blog y nuestros mejores deseos de paz, salud y prosperidad en estas navidades que siempre se tiñen de blanquirrojo.

martes, 21 de diciembre de 2010

El día de la lotería

Feliz iniciativa del departamento de marketing del Sevilla Fútbol Club, la de otorgar la posibilidad a todos los socios del club más grande del Sur de Europa de que el carnet de abonado de la próxima campaña nos salga gratis. Pincha aquí para ver las condiciones de la oferta.

El Sevilla FC quiere felicitar las navidades a todos sus socios con un detalle muy especial, la posibilidad de que, a través del sorteo de la Lotería de Navidad, el año que viene todos tengan su renovación del abono absolutamente gratuita. Así, el club ha adquirido el número 19050 (sin el cero final, es nuestro mágico 1905) y si este número sale agraciado con el primer premio del sorteo de este martes 22 de diciembre, de forma automática los abonados de esta temporada tendrán renovado el carnet para la temporada que viene en las mismas condiciones que en la actualidad (misma localidad y asiento).

Por la tarde-noche, partido de ida de dieciseisavos de final de la Copa del Rey contra el Málaga cuando todavía nos duelen los oídos de la llantina madridista contra Clos Gómez, por sus presuntos (hay que tenerla de cemento armado) 13 errores que perjudicaron al equipo de Concha Espina. A ese respecto solo cabe decir que suscribimos íntegramente desde “De Granito”la lectura del post que Jesús Alvarado ha colgado en su blog titulado:
Rufianes con corbatas de seda y trajes de Armani.

Sobran más comentarios. Desgraciadamente en ese partido, a nuestro equipo le temblaron las piernas y el ánimo para ir de verdad por los tres puntos. Probablemente esa actitud conservadora y medrosa, la provoque inconscientemente la necesidad de puntuar que tiene el equipo. Cinco derrotas consecutivas en liga son un lastre que empieza a pesar demasiado y que hay que soltar cuanto antes, so pena de que te arrastre al abismo. La Europa League quedó aparcada hasta Febrero, ahora toca otra competición y eliminar al Málaga, otro equipo en dificultades que vendrá dispuesto a complicarnos la vida. Si se puede, habrá que dejar la eliminatoria encarrilada, que ya habrá tiempo en Enero de hablar del partido de Osasuna.

El Sevilla Fútbol Club, continua en su defensa del título de Campeón de España conquistado brillantemente en Barcelona.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Ahora el campeón de Portugal

Tras dejar en la cuneta al líder de la Bundesliga, el hasta ahora invencible Borussia de Dortmund, el sorteo de los dieciseisavos de la Europa League, nos ha deparado otra espectacular eliminatoria contra uno de los grandes del fútbol europeo: El FC Porto.

Una eliminatoria más propia de la Champions, que de la segunda competición europea y que posibilitará, que el campeón portugués vuelva a Sevilla casi cuatro años después de que conquistara, en Mayo de 2003, la Copa de la UEFA contra el Celtic de Glasgow en el estadio de la Cartuja. Preciosa a priori la eliminatoria, y con el atractivo añadido de visitar en el partido de vuelta (sin fecha a estas alturas) a una de las capitales más bellas del país vecino. Manzano quería evitar un largo viaje y sobre todo a los equipos del este de Europa, inmerso en Febrero en pleno invierno. El desplazamiento hasta Oporto será relativamente cómodo y seguro que el estadio de los "Dragones", colmo se les conoce al equipo blanquiazul en su pais, albergará una notable presencia de sevillistas que podrán aprovechar el puente del día de Andalucía en nuestra comunidad.

Antes de eso, mañana domingo, el equipo viaja a Madrid plagado de bajas y con la necesidad de traerse, a pesar de las dificultades, los tres puntos en juego. Si nunca es plaza fácil el Bernabeú, la situación del equipo no es la más idónea para albergar demasiadas esperanzas. Pero en futbol casi nunca dos más dos son cuatro, y ni serla la primera, ni la última vez, que el equipo más grande del Sur de Europa, le saque los colores al equipo merengue allí en el Paseo de la Castellana.

A nadie se le escapa que un triunfo en Chamartin, por imposible que parezca, sería el mejor bálsamo para las heridas que el equipo tiene abiertas en la competición de liga. Sumar la quinta derrota consecutiva sería entrar en barrena casi, y necesitamos terminar con esta nefasta racha de resultados (también de juego) del último mes de competición.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Yo voy, ¿Y tú?

Que el fútbol es un estado de ánimo nadie lo pone en duda, y el nuestro está por los suelos tras la negrísima racha de resultados, juego y sensaciones en la que estamos inmersos. Por eso es muy importante el partido de esta noche en nuestra bombonera. Necesitamos salir de esa dinámica perdedora cuanto antes y el choque contra los alemanes, de no perderlo, es de los que reviven a un muerto.

Será muy dificl doblarle el pulso a los fornidos teutones, que además vienen crecidos. El Borussia es históricamente un grande de Alemania, que es lo mismo que decir de Europa. Y visitan el Ramón Sánchez Pizjuán en un formidable momento anímico y futbolístico. Todas las papeletas para pasar esta fase de grupo, no hay que engañarse, tienen color amarillo, pero el rojo y blanco de Nervión no ha dicho todavía su última palabra.

Superar la fase de grupos en estos momentos, daría arrobas de oxigeno a un equipo necesitado de victorias y obligado a dejar atrás esta nefasta trayectoria que nos ha sumido en una situación gravísima de la que urge salir. Por ello el equipo y la afición deben volver a conectar como en los mejores momentos de nuestro pasado reciente.

Jugamos con dos factores a nuestro favor que seguro servirán para igualar en el césped la actual superioridad alemana sobre el Sevilla. Uno, la grada. Se palpa en el sevillismo, o eso quiero pensar, que a pesar de todo, de nuestros errores en defensa, de nuestra debilidad en la construcción del juego, de las ausencias de futbolistas importantes y del conato de divorcio entre césped y grada, mañana pasaremos la fase de grupos.

El segundo factor que juega a nuestro favor, es que afortunadamente el trencilla no será Teixeira ni su hermano, ni el Gomina, ni Pérez Lasa, ni Delegado Ferreira, ni Turienzo Álvarez, ni Clos Gómez, (este si nos pitará en Madrid), ni Perez Burrull y Bernardino, felizmente retirados ambos anticipadamente, ni Undiano Mallenco, ni al nefasto Iturralde, ni ningún otro arbitrucho de nuestra liga, que nos joda. Ya sabéis mi teoría acerca de los tres títulos europeos que luce en nuestra sala de trofeos. Ninguno de esos galardones adornarían nuestra bombonera, si en Europa nos hubiese pitado cualquiera de estos. Jamás.

Por todo ello, porque podemos, porque el equipo nos ncesita, porque hay que volver a vivir una de esas noches mágicas de Nervión, nostros iremos con nuestras banderas. ¿Y tú?

domingo, 12 de diciembre de 2010

Una noche muy triste

No quiero poner paños calientes a la derrota de esta noche frente al Almería. Ni tampoco quiero justificar la bochornosa actuación del equipo con los errores arbítrales, que haberlos haylos, y muy graves. Tampoco quiero esconder mi desolación sobre la excusa del infortunio, que la suerte, ya se sabe, es patrimonio de los campeones. No quiero hacer como el avestruz, que esconde la cabeza bajo el ala para no ver lo que se nos viene encima. Ni siquiera quiero buscar consuelo en lo que fuimos y ya no somos, en lo que tuvimos y ya no tenemos, en lo que perdimos, y ya no lo encontramos.

Esta noche solo quiero, con un gin tonic en mi escritorio, llorar por algo que he visto hoy y que creí, iluso de mí, que ya no volvería a ver en mi estadio. Al menos no tan pronto, cuando no hace ni un año, que levantamos en el Nou Camp nuestro último titulo de Copa. Ha sido muy fuerte lo que he visto, lo que he oído, lo que he sentido esta noche en la fila 16 del Gol Sur de Nervión. Una masa desquiciada, intoxicada hasta el paroxismo, enemigo de los nuestros, aliada con el adversario, maltratando con saña a los que llevaban nuestro escudo en el pecho, hiriendo mi orgullo, insultando a mi sangre, manchando mi historia, violentando mis sentimientos, mancillando mi sevillismo, derrumbando nuestra casa, dinamitando nuestros cimientos, torpedeando nuestra línea de flotación, pisoteando nuestra bandera, escupiendo hacía nuestro tercer anillo, derribando nuestra memoria, demoliendo nuestro pasado, haciendo tabla rasa con una década prodigiosa, tirando a la basura el prestigio adquirido, dilapidando el nombre del Sevilla Fútbol Club. El equipo de mis abuelos, de mis padres, de mis hermanos, de mis hijas, de los hijos de mis hijos.

Ha sido muy fuerte ver como mis compañeros de grada, no todos, pero si una gran mayoría, aplaudían hasta rabiar el gol del equipo rival, el equipo que nos quiso humillar hace muy poco tiempo allá por el mes de Mayo en las tierras donde el plástico cubre la vergüenza del subdesarrollo.

Hoy hemos vuelto a perder, sí. Pero cien veces volvería a perder, si no somos capaces de recuperar y dignificar el hecho de ser sevillista. Cien derrotas asumiría si a cambio recuperase la dignidad perdida, cien años sin conseguir tiutulos estaría dispuesto a a dar con tal de no escuchar ni ver, lo que esta aciaga noche he visto y oído en la fila 16 del Gol Sur. Cien años de mi vida daría con tal de no vivir otra vez esa flagelación colectiva en la que hemos entrado, cien siglos daría por no sufrir la vergüenza de los míos, en mi casa, en mi santuario.

No hay derecho a soportar tal humillación. Y no me refiero al horroroso partido que hemos jugado esta noche, ni a la indignante actuación de tal o cual futbolista, ni siquiera quiero hablar de las deficiencias de esta plantilla. No me hablen de eso, Háblenme de lo que hemos tenido que soportar y sufrir en la grada. De los sevillistas enmascarados que solo están a la maduras y no a las duras, de los aficionados de pacotilla que no vienen a los partidos cuando son de pago o son televisados; de los incrédulos que criticaban al equipo aunque fuéramos campeones, de los que han querido linchar, y hoy echan de menos a O Fabuloso; de los que tampoco querían, y hoy exigen su vuelta, a futbolistas que ya no están con nosotros.

Estoy en el segundo Gin Tonic, y las lágrimas todavía no se me han secado. Lo de esta noche en mi casa de Nervión ha sido muy duro. Muy fuerte. Sinceramente no me lo esperaba. A pesar de que presumo de conocer bien a la afición del Sevilla, porque llevo más de cincuenta años formado parte de ella, el escandalo de esta noche ha sido lamentable. No es de recibo tratar así a nuestra plantilla y aunque pueda haber motivos para el desencanto, es exagerado, como pronostican algunos, hablar de segundazo.

Es cierto que el equipo se ha caido de plano, está roto, sus pilares (los veteranos) no pueden sostenerlo, sus técnicos están en entredicho, y los aficionados están disparando a todo lo que se mueve. No es fácil la solución, ni tan siquiera se vislumbra, pero los profesionales son los encargados de solucionar esta dificilisima coyuntura. Sólamente ellos están en condiciones de sacar esto adelante. Ellos y nosotros, su afición. Aunque esta ncohe hemos disparado contra los nuestros. Y hemos dejado heridos en el camino.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Los Fieles de Nervión, siempre con el Sevilla Fútbol Club


Tras la Junta general de accionistas del Sevilla Fútbol Club, celebrada ayer tarde con la habitual normalidad de los últimos años, (nada que ver con esos esperpentos de reuniones en otros lares) y aclarado el malicioso entuerto de las “escandalosas subidas de sueldo” que algunos manipuladores y embusteros (la frase es de Alvarado, pero la suscribo) venían pregonando con saña antisevillista desde diferentes púlpitos de la ciudad, toca hablar de la importante cita que hoy tiene el sevillismo con su club: La cita de los "Fieles de Nervión". Y para hablar de ello, contaré una anécdota tan real como la vida misma.

Corría la temporada 1997-1998, presidía el club, Rafael Carrión, y mi padre, socio número 280 en aquella época y con más de 50 años de carnet, le escribió una carta, que todavía conservo, en la que le solicitaba, a él y a su consejo de administración, que pusiera en marcha desde la entidad algún tipo de iniciativa que reconociera la fidelidad del sevillismo militante. Ni Rafael Carrión ni nadie de su Consejo de administración, tuvo la dignidad de contestar a esa carta del socio número 280, y mucho menos poner en marcha iniciativas de agradecimiento a quienes año tras año, cada verano, hacían cola en las taquillas del estadio para sacar el abono de temporada. Ni mi padre, ni muchos otros sevillistas de aquella época, pudo disfrutar de ese reconocimiento que hoy si se hace a nuestros mayores cuando cumplen años (o temporadas) de fidelidad al Sevilla Fútbol Club.

Y esa es la gran diferencia entre el Sevilla de antes, el de Carrión, el de Caldas, el de Escobar, y el de tantos otros, con el Sevilla actual que preside José María del Nido. Y no estamos hablando sólo un problema de estructuras, que también, ni de la capacidad de dirigir al club en esa doble faceta de negocio económico y resultados deportivos, que por supuesto. Es otra cosa.

Es saber cuidar a tu familia, mimar a los tuyos, darle al sevillismo más fiel el sitio que le corresponde por derecho en esta gloriosa entidad centenaria. Es valorar a los “Fieles de Nervión” como el mejor tesoro del sevillismo, reconocer desde la dirección del club, lo que aquella humilde carta a Carrión, solicitaba el socio 280 y que nunca tuvo contestación. Es hacernos sentir a todos como parte fundamental de la historia de este querido club por encima de resultados, penurias económicas, y vaivenes deportivos. Es saber equilibrar desde la dirección del club, el negocio y los sentimientos.

Ese es el gran mérito del actual consejo de administración que preside José María del Nido con la convocatoria, por tercer año consecutivo, para que los "Fieles de Nervión", disfrutemos en familia de nuestro sevillismo inagotable, de nuestra pasión en blanquirojo, de nuestra fidelidad al escudo y a la bandera más hermosa que jamás hubo en la España futbolística.

Allí, en las entrañas del viejo Nervión, bajo el graderío de fondo, nos congregaremos dentro de un rato varios miles de sevillistas para, como siempre, sacar pecho con nuestro escudo, arroparnos en nuestra bandera, y dar, una vez más, un paso al frente cada vez que el club nos necesite. Eso es lo que no entendió Carrión, ni ninguno de los que estuvieron presidiendo el club en aquellos lamentables años, donde el sevillismo fue vilmente maltratado y ninguneado.

Allí, en nuestra casa, se dará cita hoy el sevillismo de granito. ¡Viva el Sevilla!

lunes, 6 de diciembre de 2010

Un poco mejor que muertos

Si como decía nuestro Presidente no hace mucho tiempo, una derrota en este proyecto es sinónimo de crisis, cuatro consecutivas es síntoma de encefalograma plano. Más de un mes llevamos en este blog sevillista sin hablar de fútbol. No tenemos ganas de hacerlo y mucho menos de hurgar en la herida que el sevillismo tiene abierta en lo más profundo de su alma.

Todo cambió el nefasto día del partido contra el Mallorca. De manera inexplicable, Manzano revolución la alineación y también cimbreó los cimientos del armazón que había conseguido derrotar, con buen fútbol además, al Athletic Club, al Valencia, Al Atlético de Madrid en casa y al Zaragoza en la Romareda. Nos quitamos de en medio con solvencia al Real Unión de Irún en la Copa del rey y al Karpaty ucraniano en la Liga UEFA. Pero llegó el Mallorca y cambió el viento. Este viento helado del norte que nos tiene desencajados en una racha negrísima de la que costará mucho salir.

Probablemente en este último mes de competición, hemos tirado por tierra las perspectivas deportivas de la entidad para este curso liguero. La tercera plaza se presume inalcanzable y costará sangre, sudor y lágrimas pelear por los puestos que dan derecho a jugar el año que viene en Europa. Pero puede ser peor.

Cuando se lleva ya jugando un tercio del campeonato, los equipos ya saben a lo que van a jugar el resto de la temporada. Y nuestros números indican que deambularemos sin pena ni gloria por la zona media de la tabla. Aquella donde estábamos no hace mucho. Y ojo, porque o mejoramos radicalmente los números defensivos o corremos el riesgo serio de pegarnos un batacazo de cuyo nombre no quiero acordarme. Me preocupa la frase de Manzano esta tarde en rueda de prensa: "Tratamos de no tocar fondo". Pues eso.

Hoy hemos vuelto a perder, y aunque no valga de nada, lo hemos hecho dando la cara, disputándole al Villareal los tres puntos, intentando ganar el partido, apretando al rival, pero no ha podido ser. Sigue la mala racha arbitral en dos errores del juez de línea de fondo que nos privaron del triunfo, o al menos del empate. Hubiera sido un resultado más acorde con lo que se vio en el Madrigal, pero es sabido que ningún enfermo sale del hospital para correr la maratón. Hubiese sido importante cortar esa dinámica perdedora que llevamos arrastrando, pero sin duda no salir goleados ante un buen equipo, como era habitual hasta hoy, es el primer paso para que el grupo crea en sus posibilidades.

Ahora toca sacar el adelante el partido del sábado contra el Almería. Esta plantilla no es, ni de lejos, la de los seis títulos, ni tampoco está igual de equilibrada, ni tampoco tiene en el banquillo la calidad de aquella. Pero tiene que ser suficiente para ganar con solvencia a uno de los peores equipos de la Primera División. Manzano, al que desde este blog hemos apoyado desde que llegó, deberá usar toda su sapiencia para sacar adelante esta tenebrosa situación a la que se llega por deterrminadas decisiones erróneas en el aspecto deportivo que vienen erosionando de manera lenta, pero progresiva, el presente y el futuro deportivo de nuestro querido Sevilla Fútbol Club.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Querido, Antonio Puerta

Tres años largos han pasado ya, querido Antonio, y en las retinas del sevillismo permanecen inalterables las imágenes de aquel nefasto domingo de Agosto cuando el corazón te hizo doblar la rodilla en el césped de Nervión.

Querido Antonio: las cosas han cambiado mucho en estos tres años. Volvimos a ser campeones y dejamos atrás esa época oscura en la historia de nuestro querido club en la que deambulábamos, sin pena ni gloria, por los campos de España.

Tu contribución a esos éxitos ha sido ensalzada por todos y tu pérdida, por cruel e inesperada, lamentada por muchos. Pero somos nosotros, tu afición, los sevillistas, los “fieles de Nervión”, los que hemos sentido profundamente tu ausencia en estos años. No ha pasado un solo día en nuestra bombonera, querido Antonio, en el que no hayas estado presente en nuestros corazones. Cada partido en Nervión, el mundo se detiene y las arritmias se disparan en el minuto 16, y así será siempre, porque ese será nuestro legado para las futuras generaciones de sevillistas.
Cuando el tiempo erosione la memoria, cuando las canas florezcan sobre nuestras sienes, cuando los hijos de nuestros hijos, ocupen nuestro lugar en la grada del Ramón Sánchez Pizjuán, seguirá deteniéndose el tiempo en ese minuto 16. Tan eterno como tú, querido Antonio.

Hoy 24 de noviembre de 2010, un año más, el equipo de tus amores, el de tu niñez, el de tu vida, el que te hizo disfrutar en vida, el que te hizo internacional, te rinde homenaje en tu casa, en tu estadio, en tu barrio, con tu gente. Y allí, esta noche fría y lluviosa de noviembre, tu familia sevillista, volveremos a parar los relojes en el minuto 16. Volveremos a verte feliz en las imágenes del estadio, volveremos a recordarles a todos, que un día, tú cambiaste para siempre la historia del club más grande del sur de Europa. Nos vemos esta noche, Antonio, porque no importa el rival. Esta noche es para tí, Antonio

lunes, 25 de octubre de 2010

Más vale morir de pie, que vivir de rodillas

Fue Dolores Ibárruri, “La Pasionaria” quien dejó para la historia esta frase lapidaria cuando las tropas de Franco, sublevadas contra la legalidad republicana, asediaban Madrid en la guerra civil.

Y poco más o menos ha venido a decir el Presidente del Sevilla Fútbol Club en la mañana de hoy cuando se ha referido a la negociación de los derechos televisivos de los clubes de fútbol: “Yo no me vendo por una pringá, como han hecho Valencia y Atlético de Madrid”. Quizás esa vehemencia en las formas de nuestro máximo dirigente, no sean las adecuadas, pero que todos piensan como él en La Liga de Fútbol Profesional y no tienen reaños para plantarse, es tan cierto como que ayer le metimos cuatro chicharitos al equipo del Presidente de la Real Federación Española de Fútbol.

Probablemente Madrid y Barcelona tengan ya asegurado, no sólo el trozo de pastel más grande, sino también el vasallaje de las comparsas que juegan a su alrededor con las migajas del poderoso. El Sevilla se ha movido en la foto y costará trabajo hacer que vuelva. Junto a él, una serie de equipos que se resisten a que otros administren con estilo feudal los dineros que genera el deporte rey en España. Casi con toda seguridad, esta batalla será dificl de ganar, pero ¿doblamos la rodilla ante la bota que quiere aplastarte?

Merece la pena perder con dignidad lo que se defiende con honor. Para los que mandan, para los que mangonean, para los voceros de los que mandan y mangonean, otra vez el Sevilla Fútbol Club se cruza en su camino. Otra vez, como aquella en la que el grupo PRISA quiso doblarnos el espinazo, volvemos a ser el abanderado de quienes pretenden que todo siga igual en los próximos cien años. Otra vez tienen a un Presidente que ni comulga con ruedas de molino, ni tolera que pisoteen el nombre, la historia, el orgullo, la dignidad y el escudo del Sevilla Fútbol Club.

Otro día hablaremos de Romaric, el paquete que compró Monchi, y de O’Fabuloso, un apático e indolente futbolista con la cabeza puesta en un grande de Europa y que fue delantero centro de Brasil por casualidad, o de ese espigado delantero sin nombre en el fútbol y sin gol en sus botas que venía de un mediocre equipo de Londres, o de la retirada prematura que algunos habían pronosticado a Renato o a Palop, o de Negredo, un futbolista sobrevalorado según algunos, o si quieren hasta podemos hablar del Mago de Oz y la plantilla tan mala que tiene.

Todo eso será otro día, porqué hoy toca hablar de que el Presidente del Sevilla Fútbol Club, ha puesto las cosas en su sitio. Lo demás son cuentos chinos, los mismos que nos cuentan a diario algunos plumillas de esta ciudad a los que se le emborronan los folios de sus crónicas entre la sangre roja de sus arañazos y la bilis verde de sus vómitos.

jueves, 14 de octubre de 2010

La familia sevillista cumple 105 años

105 años de gloria deportiva, de orgullo sevillista, de pasión blanquirroja, de sentida alegría, de henchido corazón blanco, de mágica fuerza, de sentimientos apasionados, de fraternal cariño, de fuerza en la victoria, de honor en las derrotas, de pechos níveos con el corazón en forma de escudo, de sangre roja enaltecida en la grada de Nervión, de señorío deportivo, de irrenunciable sevillanía, de andares erguidos, de ropaje corto y mirada larga, de nobleza revestida, de grandeza reconocida, de familia unida, de amigos emborrachados por la misma pasión, de abrazos fraternales cuando el balón besa la red, de enemigos íntimos, de llantos hermosos, de mirada noble, de sonrisas cómplices con nuestro tercer anillo, de pronunciar en nuestros labios la hermosura de tus siete silabas, de enlazar tus tres consonantes, de arroparnos con tu bandera, de llorar con ella, de disfrutar contigo, de quererte tanto....Sevilla Fútbol Club.
¡Que grande eres, Sevilla!

lunes, 4 de octubre de 2010

El Mago de Oz, el Búho desplumado, los Tres Cerditos y el León de la Metro

Quique habló en la previa despotricando contra un compañero. Gregorio Manzano, que jamás, yo al menos nunca lo oí, dice una palabra más alta que la otra, le respondió en el campo, dándole una soberana paliza táctica que será recordada durante mucho tiempo por el Vicente Calderón.

Entrando en materia, tras la doble victoria contra el Borussia y el Atlético de Madrid, sólo cabe hablar de giro copernicano de un equipo desahuciado antes del viaje a Dortmund, y que vuelve por sus fueros.

Detrás de esa cambio radical en el equipo – cambio en las formas, en los conceptos, en la estrategia, en el orden táctico, en la actitud de los futbolistas, en la manera de colocarse en el campo, en como recuperar un estilo de juego y una velocidad que nos hizo invencibles- en todo eso no hay nada mágico. Sólo sentido común, motivación, oficio, y por supuesto, tener una plantilla capacitada para darle la vuelta a una situación límite.

Nada de magia, solo pizarra y orden. Equilibrio y manejo de balón. Velocidad y toque. Autoestima y soluciones a cada problema. En eso consistía el secreto. Y para llegar a esto hemos desperdiciado –Del Nido y Monchi – dos largos años en los que el juego se vulgarizaba, los conceptos técnicos se perdían, la autoestima del grupo estaba por los suelos, los fichajes cuestionados, la plantilla desprestigiada, el caché del equipo en el barro y nuestros enemigos, los que siempre están ahí camuflados detrás de la mata, con las fauces abiertas, como el León de la Metro, esperando engullir este proyecto ganador que representa el Sevilla Fútbol Club y que lo dirige en la parcela institucional el mejor presidente de la historia del club, y en lo deportivo, el mejor director que nunca soñamos tener.

El equipo daba encefalograma plano antes de rendir visita a Dortmund. Antonio Álvarez no pudo ser más explicito cuando declaró: “la pizarra ya estaba gastada”. Los tres cerditos repetían a coro desde sus respectivos altavoces mediáticos, que “..no solo era un problema del entrenador”. La planificación deportiva era un desastre, los fichajes eran medianías, la vieja guardia –que nombre tan despectivo para los futbolistas que nos han dado la gloria – estaba acabada, y rizando el rizo, sentenciaban, mirando con odio, rencor y envidia, que Del Nido y Monchi eran igual de culpables que Jiménez y Álvarez, los dos entrenadores cesados, por no darle al cuerpo técnico los futbolistas que necesitaban. Son dos lastres, concluían.

Uno de esos comunicadores, camuflado en la alevosía y nocturnidad de su plumaje, no contento con su pernicioso estilo de ave carroñera, teorizó incluso, que tarde o temprano, los pitos se volverían contra el palco pidiendo la cabeza de Del Nido o la de Monchi. O puede que las dos. Ese pobre búho desplumado, confundía sus deseos con la realidad.

Mientras toda esa fauna de plumillas con baba verde – ilusionados con la posibilidad de que su equipo vuelva algún día a jugar en nuestra bombonera - y otros no menos rabiosos, pero estos con la sangre roja inyectada en sus ojos, veían una plantilla vieja, caduca, decadente y poco capacitada para cumplir los objetivos del club, llegó el Mago de Oz y de un plumazo, con media docena de entrenamientos, con muchas horas de charla con los futbolistas, con la pizarra otra vez reluciente, con la psicología necesaria en toda profesión que maneje un grupo de trabajo, puso fin a esa falacia, mil veces repetida, para convertirla en verdad, como hacía Goebels en el partido nazi, para terminar, otra vez, el debate del fin de ciclo.

No estamos, por si alguien lo piensa, que ya algunos lo dejaron caer tras la victoria en Alemania, en el efecto efervescente de un entrenador con la flor en el culo. Ni siquiera en el tópico de que “a entrenador nuevo, victoria segura”. No. Manzano es algo más. Manzano le ha dado al equipo ese plus que los buenos entrenadores tienen que aportar desde el banquillo cuando el grupo lo necesita. Lo demostró en Mallorca y lo demostrará aquí. Insisto en esa idea expresada en el post anterior al partido de Dortmund, y por tanto nada ventajista, de que teníamos exclusivamente un problema de entrenador. Nada más y nada menos. El juego era vulgar, no los futbolistas; los resultados eran malísimos, no la plantilla. El sistema no existía. El desorden táctico era insoportable.

Gragorio Manzano ha puesto punto y final a una etapa aciaga en el banquillo sevilista que ha durado más de dos años. Y ayer, cuando terminó el partido, todo el sevillismo recuperó la sonrisa en los labios. Volvió para quedarse, la alegría perdida al Ramón Sánchez Pizjuán. El ciclo continúa. Tiempo al tiempo.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cambio de rumbo

Estamos en la previa de un partido importante, trascendental casi, en caso de salir derrotados del siempre temible estadio del Borussia de Dormunt. Una previa marcada, indudablemente, por el debut en el banquillo de nuestro equipo de Gregorio Manzano. La destitución de Antonio Álvarez, tan sevillista como tu y como yo, pero no por ello capacitado para llevar el rumbo de una plantilla del nivel de la del Sevilla Fútbol Club, - luego hablamos de ellos- pone fin a más de dos años de insolvencia técnica en el banquillo de Nervión. No voy a insistir más en el tema; basta leer mis post anteriores para conocer de sobra cual es mi severa opinión sobre la perniciosa permanencia en el banquillo de dos grandes sevillistas, pero al mismo tiempo, mediocres entrenadores.

Manzano tiene por delante, además de un ilusionante trabajo, por usar sus propias palabras, una árdua tarea apara revertir una situación en la que, desde el punto de vista deportivo, muchos creen –yo no – que en la vulgarización del juego de nuestro equipo, hay muchos más responsables que los dos entrenadores cesados. Y lo va a tener, en mi opinión, muy fácil. Sencillamente porque hacerlo peor es prácticamente imposible.

Quienes teorizan que Monchi y del Nido son igualmente responsables de esta sangría decadente en la que se había convertido nuestro equipo, no sólo se equivocaran cuando el trabajo de Manzano de sus frutos, sino que se demostrará que quienes, ladinamente extienden esa opinión, están en la tarea de cargarse el proyecto deportivo que nos han dado la gloria deportiva a todos los sevillistas en esta primera década del Siglo XXI.

Los teóricos de la insurgencia contra Del Nido-Monchi-, aquellos que utilizan su arsenal mediático para poner en solfa el proyecto que nos ha hecho jugar durante siete años consecutivos en la élite del fútbol europeo, sólo persiguen, en algunos casos con rapaz nocturnidad, la quiebra del modelo deportivo que ha hecho engrosar nuestras vitrinas con seis títulos más y representar con honor y orgullo al futbol sevillano en medio planeta.

Quienes hablan, sin sonrojarse, de “fracaso en la planificación deportiva de la temporada” en pleno mes de Septiembre, solo buscan desestabilizar la planta noble del Ramón Sánchez Pizjuán, aún a sabiendas de que con ello sólo tratan de cercenar y dinamitar algo más que a un Presidente y a un Director Deportivo. Allá por Mayo, como se hace en todos los clubes, habrá tiempo de hacer balance y será el momento de hablar de fracaso en la planificación. ¿pero en Septiembre? Quien afirma eso en Septiembre, con la mayoría de los equipos en rodaje, sólo puede hacerlo desde la memez más obtusa, o desde el influjo de la inquina, el odio, la envidia o el tonteo que produce en sus grises cerebros, la baba verde.

Todas las plantillas del mundo son mejorables, por supuesto, pero ¿es la nuestra, con cerca del ochenta por ciento de sus componentes internacionales peor que la del Racing de Santander, Deportivo de la Coruña, Hércules, Sporting de Braga o PSG?. Permitidme que lo dude. Manzano pondrá las cosas en su sitio, porque en mi opinión, sólo teníamos un problema de entrenador. ¿Cuántas plantillas mejores que esta ha tenido en su carrera profesional Gregorio Manzano? ¿Era mejor la del Mallorca del año pasado cuando por solo un gol –el de Rodri en Almería- el equipo balear se quedó fuera de la Champions?

No. No tenemos un problema con la cualificación de esta plantilla, aún a sabiendas de que ya no están con nosotros futbolistas muy importantes. Y Manzano se encargará de demostralo. El transformará lo que es hoy un equipo sin ideas, sin carácter, sin rigor defensivo, sin creatividad en el medio del campo, sin fe ni autoestima, sin ilusión y sin identidad, vulgar y mediocre, sin condición física, sin hechuras de equipo bien trabajado, sin orden táctico, sin crédito ante los demás, sin confianza en sus posibilidades, en un grupo radicalmente distinto. Como ha hecho Quique Sánchez Flores en el Atlético de Madrid. Moviendo adecuadamente los hilos, el vestuario, la motivación del grupo y usando el sentido común.

No será mañana –con independencia del resultado en Dormunt – ni pasado mañana, ni la semana que viene, ni quizás el mes próximo, pero a la larga, no lo dudéis, el trabajo de Manzano devolverá, con esta misma plantilla hoy denostada y criticada por los plumillas que escriben con renglones retorcidos y tinta verde, el fútbol y los éxitos a Nervión. Y volveremos a ver la luz. Esa luz que ha estado prisionera en un túnel durante dos largos e insufribles años.

En el camino y pese a todo, hemos ganado la Copa del Rey, cierto, hemos jugado tres veces la Champions, cierto también. Pero a cambio hemos perdido, con sonoros descalabros ante Fenerbahce, CSKA y Sporting de Braga, además de mucho dinero, mucho prestigio deportivo. El mismo que ahora toca empezar a recuperar.

viernes, 24 de septiembre de 2010

¿Donde está la diversión?

El equipo está K.O. Muerto físicamente. Cortocircuitado tácticamente. Desordenado estratégicamente. Un desbarajuste en todos los sentidos que convierte al equipo en un batiburrillo donde nadie parece conocer el guión que le marca el entrenador.

¿Por qué ese paso atrás en el segundo tiempo?
¿Es el Racing un rival al que tengamos que jugarle a la contra, dándole el campo y el balón?
¿Por qué está el equipo muerto físicamente?
¿Había que quitar a Negredo, ahora que está enchufado, cuando había que ganar el partido?
¿Otra vez los cambios a falta de veinte minutos?

Por si alguien tenia dudas, hoy el equipo ha dejado meridianamente claro que no está para mantenerse en las alturas de la tabla. Una sombra de aquel que hasta hace poco era la envidia futbolística de Europa. Una caricatura comparado con el grupo que nos dio seis títulos. La grada hoy ha dictado sentencia: Álvarez debe ser cesado cuanto antes a menos que los responsables deportivos quieran convertir nuestro estadio en un infierno insoportable.

Álvarez ha demostrado no tener capacidad para dirigir a este grupo de futbolistas; no aporta soluciones cuando el equipo las necesita, da ordenes y mensajes contradictorios cada semana, reparte camisetas de titular con la misma arbitrariedad con que luego las quita. No ordena, no manda, no transmite liderazgo y el equipo se le ha caído de bruces y no se levanta. No estamos hablando de dos malos resultados como vino a decir esta noche en rueda de prensa. Estamos hablando de un batacazo tras otro, de un fracaso estrepitoso en Agosto contra FC Barcelona y Sporting de Braga. De un partido desastroso contra el Paris Saint Germain que pone en peligro seguir vivo en la Europa League. De dos partidos infames en nuestro campo recién inaugurada la temporada. De cuatro puntos que ya han volado del Ramón Sánchez Pizjuán apenas iniciado el campeonato y con dos equipos malísimos. Hablamos de la vulgarización del juego del equipo, de la ausencia de alternativas al juego de banda. El equipo no responde al primer contratiempo. Baja los brazos resignado ante cualquier adversidad. Tiene la moral por los suelos. No cree en el que manda. Comete errores de principiante que nos saca del partido con pasmosa facilidad.

Hay que parar esta caída libre, y con toda seguridad, desde mi punto de vista, el problema está en el banquillo. Lo era con Jiménez y lo sigue siendo con Álvarez. A ambos les viene grande el puesto. Con Jiménez perdimos, entre dimes y diretes, dos temporadas y media para desandar un camino que no conducía a ninguna parte. Con Álvarez no debe repetirse la historia. Cuanto antes sea cesado, antes se resolverán los problemas. Es cierto que hay determinados futbolistas que no están dando el nivel que tienen, pero esta plantilla es demasiado buena para arrastrarse y doblar la rodilla ante el Racing de Santander.

Es bueno para la entidad no prolongar innecesariamente esta incomoda y triste situación con un entrenador cuestionado profundamente por la grada y sin capacidad para resolver los problemas del equipo en el césped. Esto no es divertido, Presidente.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Un respiro para todos

La victoria en La Rosaleda frente al Málaga y sobre todo la manera de conseguirla, ha hecho respirar a todo el sevillismo que contemplaba desanimado y perplejo el rumbo que iba tomado la trayectoria y el juego del equipo.

Sólo ha hecho falta un mínimo de sentido común en la pizarra, una cierta coherencia en las decisiones técnicas, volver a la seriedad defensiva y una disposición táctica adecuada para traernos, no sin algunos problemas, el triunfo de la capital de la Costa del Sol.

Respiramos todos, y salimos, de momento, de esa espiral negativa de juego y resultados en los que de manera endiablada se había metido el equipo y el cuerpo técnico en las últimas jornadas. Esperamos con ilusión que el triste y deplorable espectáculo que ofreció el equipo y soportó la afición en el partido contra los franceses del PSG, fuese el final de un trayecto que conducía, a marcha ligera, hacía el abismo.

La victoria en Málaga, además de justa y merecida, debe servir como autoestima para un grupo de futbolistas que encierran en sus botas mucho más fútbol del que hasta ahora hemos visto. Sin duda la debacle europea del partido contra el Sporting de Braga, dañaron las fibras más sensibles del sevillismo y también hizo mella en la confianza del equipo. Tras la eliminación de la previa de la Champions y la posterior derrota ante los parisinos del PSG, el Sevilla Fútbol Club, el equipo más grande del Sur de Europa, parecía hundido, sin capacidad de reacción, con el crédito del entrenador y de la plantilla agotado y la afición, la entendida y fiel afición de Nervión, con las uñas afiladas apuntando a la yugular de Antonio Álvarez y de cuantos – presidente y director deportivo incluidos – se dispusiera a defenderlo.

Probablemente la victoria en terreno comanche, - como es la tierra de los boquerones – haya frenado la destitución del entrenador. O quizás esta nunca estuviese planteada, quién sabe. Pero mejor así por el bien del equipo.

lunes, 13 de septiembre de 2010

La solución estaba en el banquillo

Pero Antonio Álvarez no lo vio así hasta que el partido agonizaba y el cero a cero se antojaba inamovible. En mi opinión, cerca de setenta minutos desaprovechados con mucha pólvora sentada en el banco y el Depor amenazando con llevarse todo el botín para Riazor.

Confieso que para mi, Antonio Álvarez perdio mucha parte del crédito ganado en los últimos diez partidos de liga de la temporada pasada, con los resultados negativos del mes de Agosto. Y esa opinión no ha mejorado tras el partido contra el Levante y contra el Deportivo de la Coruña. Las decisiones que viene tomando, la forma de manejar el vestuario, la ambiguedad en la que se mueve, la forma en que da y quita la camiseta de títular a determinados futbolistas, todo eso mezclado, le da a uno la sensación que el técnico de Marchena no está fresco de ideas, ni ágil en la toma de decisiones para aportar soluciones cuando el rumbo del partido lo requiere.

Dubitativo en la propuesta futbolística, amagando con el cambio de sistema, ahora el 4-4-2, mejor el 4-3-3, dando mensajes contradictorios y sin coger nunca la manija para aportar soluciones desde la banda cuando el equipo se atasca en la salida de balón, algunas veces por previsible, y otras por insistir en poner músculo – Zokora y Guarente – donde debe haber calidad, el equipo no termina de coger la onda. Pero con todos los futbolistas del Depor por detrás del balón, el músculo no era suficiente ni lo más importante hoy para derrotar al conjunto gallego.

Ofrecer soluciones es la tarea del entrenador cuando un partido se traba. Y con Renato, José Carlos, Capel, Alfaro y Luis Fabiano en el banquillo, no tiene mucho sentido apurar hasta el minuto sesenta y ocho de partido de partido para hacer los cambios que al final hizo. Demasiada ventaja para el rival dejar al delantero centro de Brasil en el banquillo, cuando el empate persistía en el marcador.

El año pasado, del Ramón Sánchez Pizjuán volaron demasiados puntos. Tantos que hizo peligrar seriamente el objetivo deportivo del club hasta el punto de que Rodri y su gol en Almería, en el último segundo del último partido de la temporada, consiguió aquél trascendental gol. Este año no puede continuar la sangría de puntos en nuestro estadio. Y hemos empezado regalando dos a un rival endeblísimo al que, como casi todos los equipos que pasaran por aquí, saben que tapando las bandas, tendrán casi todo hecho. Pudimos ganar de haber entrado alguno de los dos balones en el poste, o si el portero suplente del Depor no hubiese hecho hoy el partido de su vida salvando tres o cuatro goles cantados. Pero también pudimos perder si Lopo no falla clamorosamente ese cabezazo a un palmo de la portería.

Necesitamos, cuando los partidos se atascan, cuando el rival se coloca destrás con disciplina y orden, cuando colocan dos perros de presa tras nuestras bandas, más juego interior, algo distinto al consabido centro de Navas, Perotti o Capel. Necesitamos que el entrenador tenga un plan “B” que por lo visto tras los cambios, estaba en el banquillo inutilizado. Jugamos aceptablemente, es cierto. Queriendo siempre ganar el partido, es cierto. El equipo se vacio, es cierto. Creamos varias y claras ocasiones de gol, es cierto. Con muy mala suerte en determinados lances del partido, es cierto. Pero algunas veces, para ganar el partido hace falta además, que el entrenador acierte. Y eso tampoco ocurrió el pasado domingo.

lunes, 30 de agosto de 2010

O'Fabuloso, seguirá dando tardes de gloria al sevillismo.

Ese beso de Luis Fabiano al escudo del equipo más grande del Sur de Europa, en el partido de ida de la Supercopa de España, era premonitorio de su renovación. En mi opinión, el fichaje más importante de todos cuantos se han hecho este verano en España.

No era fácil renovar al delantero centro titular de la selección brasileña. Muchos pájaros de mal agüero incluso daban por hecho que un equipo como el Sevilla, no podría retener al nueve carioca. Le queda grande ese equipo, se oyó decir en alguna ocasión, y a viva voz, en algunos cenáculos cercanos a los plumillas a sueldo de la Galaxia.

La confirmación de la renovación de Luis Fabiano, es una extraordinaria noticia para el sevillismo. Al menos para mí, y a mis compañeros de “De Granito”, que aún en los peores tiempos de Luisfa, aquellos donde sólo Monchi apostó por él y contra todos, siempre, - repito, siempre -, hemos confiado en la calidad y el compromiso de uno de los mejores futbolistas que se han vestido la casaca del Sevilla FC a lo largo de toda la historia.

Insito en esta idea ya repetida en este blog en reiteradas ocasiones: no vender a tus futbolistas de referencia en tiempo de crisis, es la mejor inversión para conseguir los objetivos deportivos marcados por el Consejo de Administración. Junto a O’Fabuloso, seguirán con nosotros: Palop, Kanouté, Renato, Escudé, Navas...., un grupo de futbolistas, de profesionales intachables, que han dado al sevillismo, a la gloriosa y centenaria historia del club más grande del Sur de Europa, brillo, lustre y gloria deportiva. Ellos todos, junto con algunos de los nuestros que ya no están aquí: Maresca, Martí, David, Javi Navarro, Aitor Ocio,...Antonio Puerta, han venido conformado un grupo humano y deportivo en los albores del Siglo XXI, que ha elevado el nombre del Sevilla Fútbol Club, al Olimpo del fútbol mundial.

Que Luis Fabiano siga en la Liga española, es un regalo para la vista y el espectáculo. Que siga siendo jugador del Sevilla, es un lujo que sólo ha sido posible por dos motivos: Que Luis Fabiano ha querido seguir siendo futbolista del equipo más grande del Sur de Europa, y que la Dirección Deportiva y el Consejo de Administración han apostado seriamente por él. Los pescadores en río revuelto: Milan, Olimpique, Shalke, Totenham, y alguno más que no ha salido a la luz pública, se van con el rabo entre las piernas.

Luis Fabiano, el delantero centro de Brasil, seguirá siendo sevillistas dos temporadas más, como poco. Deportivamente, esta renovación nos ayuda a crecer un poco más, demuestra ambición y firmeza por quienes rigen el club, y una apuesta irrenunciable por seguir en la élite del futbol profesional en España y en Europa.

domingo, 29 de agosto de 2010

Por fin, una sonrisa.

Vale, de acuerdo, era el Levante, un recién ascendido que jugará a la liga de los 43 puntos, pero era el partido que tocaba ganar. Había que romper esa dinámica negativa de los últimos partidos, había que recuperar la autoestima, y había que ganarlo bien, sin dudas, ni contemplaciones. Con contundencia. Y los tres primeros puntos al casillero, que valen lo mismo contra el Levante o contra el Madrid. Empezamos muy mal con una doble desaplicación de Cigarini, que deshace la barrera, abriéndose inexplicablemente, y después saca la mano para cometer un absurdo penalti para que el Levante se adelante el marcador.

La jugada clave fue empatar rápido tras una buena estrategia a balón parado – por fin, una buena – tras un fortísimo disparo de Jesús Navas –excelente partido el que ha ofrecido el campeón de Los Palacios – al palo que Konko, en su mejor partido desde que está en el Sevilla, y no lo digo por los dos goles que ha marcado, pone el empate en el marcador. Ahí se acabó el Levante y el partido, poco a poco, fue siempre del Sevilla.

Sorprendió a todos la decisión de Antonio Álvarez de dejar en el banquillo “la pólvora” y cambiar el habitual sistema de 4-4-2, para trabajar con tres futbolistas en el medio del campo, con la idea de que Renato enganchase con Negredo arriba. Y lo cierto es que Renato, en el primer tiempo, estuvo mucho más cerca de Zokora, el pivote defensivo más atrasado, que de Negredo. En el segundo tiempo si cumplió esa misión a la perfección, y el equipo lo notó y lo agradeció.

Mucho valor en esa decisión técnica del entrenador que demostró, que no le tiembla el pulso a la hora de repartir camisetas de titular. Con toda seguridad, le hubieran llovido las criticas, la mía incluida por supuesto, si el partido no se hubiera sacado adelante con esta solvencia. Dejar en el banquillo a Luis Fabiano y Kanouté, en un partido comprometido, en una situación peligrosa, es, cuando menos una decisión muy arriesgada, por no decir temeraria, que afortunadamente salió bien.

No quiero terminar sin hablar del árbitro internacional, Pérez Lasa. Árbitro FIFA, aunque parezca inaudito. Pero es así. Se supone además que cuando viaja por Europa, sus auxiliares van con él para hacer el partido. Esos auxiliares que se comen un par de fuera de juegos inexistentes de varios metros, sobre todo el de Kanouté. O ese auxiliar de fondo que no es capaz de enmendarle la plana a Pérez Lasa cuando comete un fallo técnico imperdonable (se inventa una regla nueva), no un error de apreciación, y pita indirecto dentro del área cuando Fazio cede con la cabeza el balón a Palop. Inaudito, e impresentable, repito.

En las hora previas del partido se confirmó la cesión, con opción de compra del central uruguayo, Martín Cáceres. Un buen futbolista que sin duda, junto a Alexis, Fazio, Escudé, Cala, ayudará a elevar la consistencia defensiva del equipo. Hoy dormiremos bien.

sábado, 28 de agosto de 2010

Comienza la Liga en Escocia, (perdón en España), el día que se cumplen tres años de la muerte de Antonio Puerta.

Llega la Liga, que como decía ese magnifico anuncio publicitario con la voz de Fernando Fernán Gómez, eso es otra cosa. Atrás, pero no olvidada, queda, en lo que a nuestro equipo se refiere, una nefasta pretemporada que no nos permitió conseguir ninguno de los dos grandes objetivos del club. La Champions deja paso a la Europa League, y el más grande del Sur de Europa, se las verá, en un atractivo grupo, con dos rivales de enjundia: Paris SG y Borossia Dortmund y un desconocido equipo ucraniano "Los Cárpatos" en traducción española, pero que fue capaz de eliminar en la ronda anterior al Galatsaray turco.

Llega pues una nueva temporada, y u
na liga donde nuevamente reinarán de manera hegemónica los dos transatlánticos del fútbol español, El FC Barcelona y el Real Madrid. Por detrás el desierto, el reparto de las migajas, la ausencia de alternativa, el aburrimiento en definitiva, para todos aquellos aficionados al fútbol que no sean hinchas de madridistas y barcelonistas.

Y no es bueno para el futuro del fútbol en España, saber, que pase lo que pase, hagan lo que hagan los demás, solo Barcelona y Madrid, tienen posibilidades reales de ganar el titulo. Es cierto que se equivocaran poco, pero cuando lo hagan, ahí estará el fétido colectivo arbitral para poner las cosas en su sitio. Soy de los que no tiene ninguna duda, de que ambos equipos, merengues y culés, salen de inicio con una decena de puntos más que los demás equipos, gracias a los “regalos arbítrales”.

Algo que en realidad no lo necesitan para merendarse ellos dos la liga española, la misma que como advirtió Del Nido, cada temporada se parece más a la escocesa. Si echamos un rápido vistazo a las plantillas de Primera División, observaremos como madrileños y catalanes, tienen el camino expedito para merendarse entre ellos dos, todos los títulos de todas las competiciones. Si descartamos a los tres equipos recién ascendidos, que bastante preocupación tendrán con no descender de nuevo, quedan 15 escuadras, y de ellas, al menos diez (Sí diez de 20 equipos que conforman la Primera División): Málaga, Osasuna, Racing, Athletic Club de Bilbao, Sporting de Gijón, Real Zaragoza, Almería, Español, Deportivo de la Coruña y Mallorca, no han invertido un solo euro en reforzar sus plantillas. Sus transacciones de entradas y salidas, dan un balance equilibrado. No han pagado ni un euro mas del que han ingresado. Y sólo quedan cinco.

Cinco equipos que en teoría, son los llamados a pelearse entre ellos los premios menores de la competición. La clasificación para las competiciones europeas: Getafe-Villareal-At de Madrid, Valencia y Sevilla..

De esos cinco, el Valencia – el tercer clasificado la temporada anterior- ha vendido toda la pólvora que tenía con Villa, Silva y Zigic. Ya veremos como responde con los refuerzos, pero en principio, tiene menos posibilidades de ser campeón que el año pasado, y entonces, la diferencia con el campeón, fue de 28 puntos. El Getafe ha vendido a Pedro León, su jugador más destacado y ante la imposibilidad de fichar a Güiza, el recambio procede de 2ª División: Colunga. Villareal, At de Madrid y Sevilla, si han salido al mercado en busca de refuerzos importantes, pero salvo milagro, ninguno de los tres osarán toser a merengues y azulgranas.

Y mientras esto ocurría en la tierra, en la Galaxia la crisis no existe. Al contrario, cuando nadie puede gastar, ellos resuelven un fichaje millonario con el que pagar la ficha de diez equipos de Primera División. Juntos, Barça y Madrid, se han gastado más dinero que todos los equipos de todas las categorías del fútbol nacional. Y los dineros salen de la TV. Y ahí está el quid de la cuestión. La única manera de parar esta dinámica que amenaza con convertir a nuestra liga en una competición a doble partido: Real Madrid-Barcelona; Barcelona-Real Madrid, es conseguir un reparto más justo del maná televisivo.Del Nido no iba de farol, - nunca lo hace - cuando avisaba hace un par de meses, que el fútbol profesional iba a rebelarse contra ese proceder que hacía cada vez más rico a dos equipos, y cada vez más pobres, al resto del fútbol profesional. Ya hay un borrador, adelantado por la Cadena Ser, y firmado por todos los equipos de Primera División.

El borrador de negociación colectiva, decía La Ser, y que ha sido firmado por los 18 equipos restantes de Primera División, que entraría en vigor desde la campaña 2014-15, se basa en el modelo italiano, y se pide un aumento del dinero total desde los 630 millones anuales de la actualidad a 900. La LFP repartiría esa cantidad entre los 20 equipos de Primera siguiendo varios criterios. El 40 por ciento sería fijo e igual entre todos los clubes, el 25 por ciento se distribuiría teniendo en cuenta parámetros como el número de compras en pago por visión y la audiencia y otro 20 por ciento en virtud de la clasificación acumulada de los clubes en las últimas cuatro temporadas. El 15 por ciento restante se distribuiría según la clasificación de la última campaña.

¿Alguien duda que FC Barcelona y Real Madrid, pasarán por el aro? Yo no. Al tiempo

De momento, ambos equipos estudian la propuesta, y si llegaran a rechazar la negociación, el fútbol profesional podría plantearse medidas de fuerza, entre ellas, y según informa la Cadena Ser, el prohibir el acceso de las cámaras en los encuentros contra blancos y azulgranas. Seguiremos hablando de ellos, sin duda, y mientras tanto, esta noche en Valencia contra el Levante, debuta nuestra equipo, al que le deseo toda la suerte del mundo.

Porque lo mejor está por llegar, no lo duden.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Reflexiones desde mi sevillismo


Yo, como todo sevillista, llevo rumiando en mi interior la tristeza de un sonoro fracaso deportivo del equipo más grande del Sur de Europa. Tras el sofocón de ayer noche en la Bombonera de Nervión, ni el sueño ha sido placentero, ni la resaca del día después, agradable.

Sabíamos todos que iba a ser muy dificil pasar la eliminatoria –en mi post de la previa ya lo dejé claro -, pero ni al más pesimista del lugar, se le ocurrió pensar en la posibilidad de que un equipo de medio pelo por su pedigrí europeo– aunque superiores a los nuestros en los dos partidos – viniera a hacernos trizas en nuestro estadio. Nadie, ni el Bénfica de Eusebio, ni el Madrid de D’Stefano, ni el Kaiserlautern de Briegel, ni el FC Barcelona de Hagi, nadie, había profanado de tal manera el santuario sevillista, como ayer lo hizo el Sporting de Braga.

No voy a recordar los momentos claves del partido, ni tampoco me apetece repetir la película de la dolorosa derrota que todos vimos, ni cargar las tintas obre la actuación de tal o cual futbolistas. Si me interesa por el contrario, analizar, evaluar los presuntos efectos secundarios que tendrá esta dolorosa goleada en la previa de la Champions.

Ayer nos jugábamos el objetivo fundamental de la temporada; era, en palabras del entrenador nuestra guerra – en un intento zafio y absurdo de ignorar la hecatombe del Nou Camp -, y los animados portugueses del Braga, nos echaron del césped a gorrazos a base de goles, poderío físico, buen juego, y sentido común. Precisamente lo que nos faltó a nosotros.

Ayer pues, con la eliminación, se fue al garete, no sólo un porcentaje importante del presupuesto como avisaba Del Nido, sino toda una planificación deportiva hecha con los cinco sentidos puestos en esta eliminatoria previa de Champions. Mal, muy mal empieza la temporada – aunque el ingenuo de nuestro entrenador diga lo contrario - para el Sevilla Fútbol Club. De hecho estamos otra vez – todos en el club – donde estábamos cuando el puñetero debate sobre la idoneidad de Manolo Jiménez para el cargo. Cambien el nombre y ya tenemos otra vez el debate abierto.
Quizás sea esta la peor secuela del batacazo de anoche. Los ocho goles en dos partidos, es una carga muy pesada que tarde o temprano se volverá contra el banquillo, y posiblemente no se quede ahí. El panorama es inquietante porque el equipo, a estas alturas de la temporada, y con el inicio de liga a 72 horas vistas, no está hecho, y muy preocupante especialmente la debilidad de nuestro sistema defensivo. Poco le ha durado el crédito entre la afición a Antonio Álvarez, apenas un par de goleadas de escándalo en una semana maldita de Agosto.
De nuevo está abierta la controversia sobre el debate del entrenador y no se si será precipitado y malo para la entidad, como ha dejado dicho el Presidente, tomar una decisión drástica contra quien no cumple los objetivos deportivos de la sociedad. Pero de lo que estoy seguro visto las experiencias, es que un presupuesto de 100 millones de euros, requiere tener mucha más solvencia en el banquillo de lo que hemos tenido tras la espantada de Juande Ramos.
Si se por el contrario, que lo verdaderamente malo para la entidad, para el prestigio deportivo del club, y para la consolidación económica del mismo, es haber dilapidado tres participaciones en la Champions League casi de manera consecutiva contra Fenerbahce, CSKA de Moscú y Sporting de Braga. Decenas de millones de euros dejados de ingresar por, en mi opinión, una nefasta decisión: no cubrir la traición de Juande Ramos con profesionales de reconocida experiencia en solventar compromisos deportivos que exigen un altísimo nivel.

Los aciertos y errores en la faceta deportiva, tiene nombre y apellidos: Ramón Verdejo Monchi y hoy nuestro querido Director Deportivo, en una comparencia de prensa que le honra, así se lo ha atribuido en el día de hoy. No seré yo quien tire la primera piedra contra el mejor profesional que trabaja en el Sevilla Fútbol Club, pero Monchi también sale muy tocado de este maldito mes de Agosto. Ni Jiménez antes, ni Álvarez ahora son responsables únicos de sus fracasos.

Intuyo que nada será igual en el Sevilla después de este tremendo varapalo deportivo y económico cuyas primera consecuencia es la salida de nuestro club de la élite europea. Se impone un golpe de timón que frene la tendencia al fracaso de este proyecto deportivo que azuzado por la crisis, ha sido demasiado cauteloso en la inversión, y ha naufragado a las primeras de cambio. El paso atrás deportivo, es evidente año tras año. Casi nada queda de ese Sevilla poderoso que le endosó una manita al galáctico en su guarida en la Supercopa de 2007; casi nada de ese Sevilla que levantaba la admiración por toda Europa; casi nada queda de ese estilo de juego que nos llevó por dos años consecutivos, a ser el mejor equipo del mundo y a conseguir seis títulos.

Ya no están con nosotros alguno de los protagonistas de aquellas gestas: Alves, Poulsen, Adriano, Keita, Maresca, Martí, David, Javi Navarro....y los que quedan ya rozan o superan la treintena: Luis Fabiano, Palop, Kanouté, Renato, Escudé. Y los que han venido, salvo contadas excepciones, no son mejores que los que se fueron. Ahí empezamos a perder el lugar de privilegio que nos ganamos a pulso. Monchi dice que el proyecto está a salvo, y que no hay cambio de ciclo. Ojalá sea sí, es lo que quiere todo el sevillismo, pero me temo que deberá ser bajo otras premisas que las que no han conducido a la situación actual.

No hay temor mas grande entre la afición, que volver a ser ese equipo vulgar y mediocre que año tras año deambulaba sin pena ni gloria en la Primera División en busca de los 43 puntos salvadores para mantener la categoría. Y no está escrito que eso no pueda ocurrir. Evitarlo, volver a codearse con los grandes de España y de Europa, ser una alternativa real al bipartidismo futbolístico de este país, defender con uñas y dientes nuestro caché deportivo ganado a pulso por toda Europa, depende de que el Consejo de Administración, con Del Nido a la cabeza, entiendan que cada vez está más agotada esa formula de vender caro y comprar barato que tanto fruto nos dio a principios del Siglo XXI. Todavía en cierta manera, estamos viviendo de las rentas de esa maravillosa hornada de futbolistas que nos dio la gloria. Pero si no cesan los pasos atrás, aquella época gloriosa pasará, más pronto que tarde a la historia.

Lo sucedido en esta maldita semana de Agosto, tiene que ser punto y aparte. Cambiar el rumbo, girar el timón de la nave, revisar lo que hemos hecho mal, renovar nuestro compromiso con el buen fútbol que es casi siempre lo que garantiza ganar, innovar las pautas de contratación y seguimiento de los futbolistas, es perentorio, y la crisis económica no debe ser excusa cuando los dineros se administran bien, rejuvenecer la plantilla, volver a buscar en el mercado brasileño –creo que allí está Rosendo Cabezas – un territorio que cuando hemos invertido, ha marcado la diferencia en calidad y en prestaciones. Ahí están los Baptista, Dani Alves, Adriano, Renato y Luis Fabiano.
Hay que cortar esa dinámica negativa en la inversión que ha provocado despilfarrar de manera lamentable casi 60 Millones de euros en tres años, en futbolistas que por uno u otro motivo, no han dado lo que de ellos se esperaba. Y es necesario corregir esa sangría económica apostando por traer futbolistas cuyo porcentaje de riesgo en la contratación, sea menos gravoso que la inversión millonaria por futbolistas que ni de lejos han dado una mínima parte de la inversión realizada.

Debemos recuperar el tono, las sensaciones, el espíritu ganador, la convicción de que podemos recuperar nuestro estilo, nuestra fuerza mental, nuestro orgullo herido. En fútbol, como casi en nada en la vida, no existen los espacios vacíos. Si tu lo dejas, viene otro y lo ocupa. Y este sitio donde estamos, ha costado sangre, sudor y lágrimas. Mantenerlo es la responsabilidad de todos, desde el Presidente hasta el último socio.

¡Ahora más que nunca Sevilla Fútbol Club!

martes, 24 de agosto de 2010

Ni siquiera vale la victoria, sólo vale pasar

El 1-0 de la ida es un malísimo resultado cuando se juega una eliminatoria a doble partido. No marcar en campo contrario, complica demasiado las cosas para el partido de vuelta. Tanto que no vale sólo con ganar, sino que hay que hacerlo por dos goles de diferencia (salvo que devolvamos el resultado de la ida, 1-0 y pasemos a la prórroga).

Y dos goles de diferencia es demasiado para un equipo con muchísimos frentes abiertos, con muchísimas dudas, con demasiadas carencias en la zona de atrás, con la hiel en los labios por la indignante goleada en el Nou Camp. Como consecuencia de todo ello, la afición está de uñas con el equipo, con el entrenador, y puede ser (ojalá que no) que con la planificación deportiva del Sevilla en esta temporada. Porque eso es lo que está en juego esta noche además de los millones de la Champions. O quizás por eso.

Nos jugamos esta noche dar por perdida la temporada o por el contrario presentar un año más nuestra candidatura entre los grandes de Europa.

Por ello no quiero distraerme con todo lo que está pasando en el club en las últimas horas, desde el desplante del mercenario Squillaci, hasta la salida por la gatera de Chevantón o la desvinculación del club de Lolo, uno de los nuestros que se ha visto obligado a embarcarse en otro proyecto más modesto para volver a disfrutar del fútbol. Tampoco quiero saber nada de Alexis, el central procedente de Valencia que acaba de rubricar, a falta del preceptivo reconocimiento médico, un contrato por cuatro años.

Nada quiero que me quite los cinco sentidos en el partido de esta noche ante un correoso, ordenado, equilibrado y buen equipo que ha demostrado ser el Sporting de Braga. Nada que no sea ganar por dos goles de diferencia a los portugueses. Y esta noche si estará la pólvora en el césped, si funcionará la magia de Nervión en las noches mágica de Europa, si dejaremos atrás todo aquello que reste en vez de que sume.

Salgan los que salgan, jueguen los que jueguen, el Sevilla Fútbol Club, el equipo más grande del Sur de Europa, va a conseguir esta noche otra vez remontar un 1-0 en contra. Y allí estaremos más de cuarenta mil sevillistas para, primero meter el primer gol con nuestras gargantas, y segundo para celebrar que Sevilla, seguirá siendo, de manos del más grande club de Andalucía, ciudad de Champions.

domingo, 22 de agosto de 2010

¡Largo de aquí, mercenario!

Reproducimos aquí integramente, la nota colgada en la web oficial del club, por la que el Sevilla Fútbol Club, anuncia el acuerdo económico alcanzado con el Arsenal para el traspaso de Sebastien Squillaci al club del norte de Londres.


....El defensa Sebastien Squillaci viaja en la noche de hoy a Londres al objeto de pasar este lunes reconocimiento médico con el Arsenal, club al que será traspasado después del acuerdo alcanzado por ambos clubes, que está a expensas de las citadas pruebas físicas.
Squillaci adujo, el pasado miércoles, no encontrarse bien desde el punto de vista anímico para no jugar el partido de ida de la eliminatoria de play offs ante el Sporting de Braga al tempo que el Arsenal hacía una oferta al Sevilla por el futbolista. Squillaci llegó al Sevilla FC hace ahora dos temporadas, procedente del Olympique de Lyon.


Una vez se haga oficial el traspaso (está a expensas del reconocimiento médico) y se conozcan los términos del mismo, ofreceré mi opinión. Mientras tanto lo que siento es una enorme alegría por que ese mercenario no se ponga más la camiseta del equipo más grande del Sur de Europa. Quien le falta el respeto al escudo, sólo merece desprecio.

Hasta nunca, Chevantón

Chevantón se ha desvinculado del Sevilla Fútbol Club, según anuncia la web oficial del equipo más grande del Sur de Europa. Ya era hora.

Como casi todos los uruguayos que han pasado por este club y con la honrosa excepción de D. Víctor Espárrago, y del Inti Podestá, (puede que se me olvide alguno más) Ernesto Javier Chevantón, ha sido un lastre para el club que lo fichó en su día invirtiendo la cantidad más alta jamás pagada por la entidad y que se va, devaluado, tras temporadas enteras en blanco, y con la vitola de ser uno de esos futbolistas que la máscara de mercenario, le viene como anillo al dedo.

Resguardado por un aparente, pero falso, cariño al club, Chevantón ha preferido vegetar en la ciudad, salir del circuito profesional del fútbol, desechar la posibilidad de relanzar su carrera en otro club, antes que renunciar a sus emolumentos, altísimos por cierto, y pasar por caja cada mes.

Chevantón es de esos futbolistas que presumen de mirarte a la cara, pero que a la hora de la verdad, lo único que mira son los ceros de su cuenta corriente. Tipo conflictivo – la tuvo con Juande Ramos y con Jiménez cuando dejó de jugar – , sólo le guiaba el interés por jugar con la selección charrúa el campeonato del mundo. Allí, en el otro lado del Atlántico si metía la pierna – lo que le costó su enésima lesión -, y también mostraba de verdad su profesionalidad y su compromiso con el equipo, pero quien le pagaba, y muy bien, era el club del que ahora, afortunada la hora y el día, se ha desvinculado.

Chevantón ha vivido muy cómodo en nuestro club. Inteligente para besar el escudo en el momento oportuno, capaz de ganarse el apoyo de los Biris a cambio de esos besos no sentidos, y con la habilidad suficiente para ganarse a la afición, algo que nunca entendí, que siempre lo recibía con una cerrada y casi generalizada ovación, cuando saltaba al campo.

Yo he visto en el Ramón Sánchez Pizjuán silbar con furia a Luis Fabiano cuando era Pichichi de la Liga –partido contra el Villareal de la temporada 2007-2008, creo - y aplaudir a rabiar a este uruguayo que casi nos arruina. Probablemente, Chevantón quede como el error más importante – aunque no el único - de la Dirección Deportiva del Sevilla, cuando pagó – tiró mejor dicho – ocho o nueve millones de euros al futbolista procedente del Mónaco. Afortunadamente ya no está, se ha ido, y espero que sea para no volver nunca más. Yo no lo echaré de menos.

sábado, 21 de agosto de 2010

Esto es intolerable, Sr Del Nido

POST DEL SEGUNDO TIEMPO:
Podría haber copiado y pegado lo comentado en el post anterior para referirme al bochornoso e indignante espectáculo ofrecido hoy por nuestro equipo del alma, y al que toda España y medio mundo (el partido se ha televisado para toda Europa y Sudamérica) ha podido contemplar esta terrible tarde-noche en el Nou Camp.

Yo estaba convencido de que el rédito del partido de ida era más que suficiente para levantar un nuevo título. Y ese convencimiento era aun a sabiendas de que el Barcelona iba a salir con todo lo que tiene. Pero no entraba en mis cálculos que mi equipo saliera derrotado de antemano ofreciendo la Supercopa de España (un título de los que no estamos sobrados) en bandeja de plata al equipo azulgrana.

Jamás pensé que la indolencia y el pasotismo iban a ser esta noche en el Nou Campo, compañeros de viaje.

Jamás pensé que la actitud del equipo, (lamentable el trote cochinero de algunos futbolistas) iba a ser la que he visto esta noche en la Ciudad Condal.

Jamás pensé que vería a mi equipo entregar la cuchara, bajar los brazos y agachar la cabeza, como lo he visto esta noche. Para ofrecer este vergonsozo espectáculo, para hacer el ridículo más espantoso, para tirar la camiseta y el escudo de esta manera, más vale que hubieran salido los juveniles.

Dudo mucho que Rodri, o José Carlos, o Cala, o Luna, hubiesen sido peores que Negredo, Romaric, Konko o Fernando Navarro.

Antonio Álvarez sale muy tocado de esta burla de partido, y además está empezando a coger fama de bocasas. Porque eso es lo que es, quien dice una cosa, y hace la contraria. Y me duele decir esto, como me duele afirmar que Alfaro no tiene nivel para las exigencias deportivas del Sevilla, pero no sería sincero si me lo callara. Hoy era su oportunidad y ha fracasado rotundamente.

Alvarez ha vuelto a quedar en evidencia dejando la pólvora fuera del césped, y desmintiendo sus propias palabras cuando declaraba en la previa del partido, que pondría un equipo competitivo para traerse la Copa. O es un bocasas, o sus futbolistas no le hicieron caso. No se que es peor.

El equipo no ha querido plantarle cara al Barcelona. Supongo, pero no es excusa, que pensando en el partido del próximo martes contra el Sporting de Braga. Pero no ayuda este bochornoso baño, a pensar que la remontada de la Champions es posible; ni ayuda a llenar el estadio, ni a creer en este proyecto que por momentos se le escapa de las manos a Antonio Álvarez.

Hoy hemos demostrado que somos muy vulnerables cuando se les regala la camiseta de titular a futbolistas que no dan la talla. Y ha quedado manifiestamente claro, que hay que soltar mucho lastre en esta plantilla donde algunos están esperando casi un milagro para encontrar equipo, y otros siguen llevando en el pecho un escudo por el que no sienten absolutamente nada. Su nivel de compromiso con el equipo es cero.

En definitiva, noche negrísima para el sevillismo y de infausto recuerdo para la historia del club más grande del Sur de Europa. Si doloroso es perder una final, hacerlo de este modo es horrible. Futbolistas y técnicos, han mancillado el honor del club, han manchado el escudo, y han insultado al sevillismo. Y el martes ya veremos que pasa....

!Que desastre!

POST DEL PRIMER TIEMPO
No suelo hacer ningún post en los descansos de los partidos, pero la ignominia que está cometiendo mi equipo, me tiene absolutamente descompuesto.

Si de verdad este es el fútbol que quiere el entrenador, es mejor apagar la luz y cerrar la puerta.
Sin actitud, sin tensión, sin fe, sin ideas, sin ganas, sin llegada, sin desmarques, sin presionar al rival en ninguna zona del campo, sin vergüenza torera y denigrando el escudo que llevan en el pecho.

La verdad es que muchos, al menos yo, torcimos el gesto cuando vimos a Konko de central (una broma muy pesada y de mal gusto); a Romaric con Zokora (denigrante la actitud de Romariz); y otra vez la pólvora en el banquillo (luisfa) o en la grada (Kanouté).

Esto no se hace con la afición. Es una burla a nuestros sentimientos y una afrenta que costará mucho olvidar. Había futbolistas que parecía que jugaban en chanclas en la arena de la playa. Otros que corrían por los demás; y la mayoría absiolutamente fuera del aprtido.

Han caído tres como podían haber sido los que hubiera querido el Barcelona, porqué el equipo ha estado prácticamente todo la primera mitad colgado del larguero, como el Eibar o el Baracaldo, algo que hacía muchísimos años que el sevillismo no venía y hemos salido asumiendo que somos inferiores, con cara de perdedores y de mediocres.

Este primer tiempo quedará como un gran borrón en la centenaria y gloriosa historia del Sevilla FC.
Esperemos que el FC Barcelona en la segunda parte no quiera hacer sangre, porque la goleada y la consiguiente humillación, puede ser de escándalo.

Esto no se puede permitir Sr. Del Nido.

Todo o nada, en una semana de Agosto

A partir de hoy, y cuando media España todavía calza chanclas en el chiringuito, el esquizofrénico calendario deportivo de este país obliga al Sevilla Fútbol Club, el equipo más grande del Sur de Europa, a jugarse, deportiva y económicamente, toda la temporada en una semana.

La intransigencia de la Federación Española de Fútbol con respecto a las peticiones de Sevilla y Barcelona de jugar la Supercopa a partido único, obliga a nuestro equipo a un doble y supremo esfuerzo para competir de manera digna en la Supercopa, sin que se resienta el esfuerzo para la vuelta de la Champions. Difícil reto que se produce cuando todavía la mayoría de los equipos están en pretemporada. Nosotros en cambio nos jugamos cuadrar el presupuesto y disputar un titulo en plena canicula veraniega.

Antonio Álvarez lleva intentando desde el inicio de la pretemporada, manejar la plantilla de la mejor manera posible para abordar esos dos enormes compromisos. Y lo hace desde la perspectiva de apostar por el buen trato al balón, aunque los resultados, hasta ahora, indican que lo está consiguiendo a medias. El equipo no termina de asumir las intenciones del entrenador y ello nos costó la derrota en Braga y realizar un enorme esfuerzo frente al FC Barcelona para remontar el partido de ida de la Supercopa. Dos caras de un mismo equipo que, a lo visto, necesita mayor rodaje que lo que permite este exigente calendario de Agosto.

Pero eso pasa cuando en la liga regular no te ganas el derecho de esquivar el peaje de la previa en Agosto. Con todo, Antonio Álvarez en sus declaraciones pre-partido, no deja margen para la especulación: “...iremos a Barcelona con la intención de competir, y traernos la Supercopa para Sevilla”. La ventaja de dos goles se me antoja en mi opinión, suficiente rédito como para que el equipo sume un nuevo titulo más en sus vitrinas. Aunque desde luego, si hay un equipo que pueda remontar esa diferencia, es el FC Barcelona, pero la montaña es demasiado alta, incluso para un súper equipo como el culé.

La mejor manera de abordar la remontada contra el Sporting de Braga, es ver a Andrés Palop, recogiendo la copa en el palco del Nou Camp. No hay mejor bálsamo para la autoestima, que el ganar un nuevo título. Uno más en esta década prodigiosa para el Sevilla Fútbol Club.

¡Vamos mi Sevilla, vamos Campeón!

jueves, 19 de agosto de 2010

Julien Escudé amplía su contrato

El sevillismo todavía se carcajea cuando recuerda aquella "histórica" Rueda de Prensa, donde Monchi, el Director Deportivo del equipo más grande del Sur de Europa, el Sevilla Fútbol Club, tuvo que poner en su sitio a un par de periodistas deportivos de esta ciudad, que ridiculizaban o minusvaloraban el fichaje de Julien Escudé por el Sevilla FC el día de su presentación.

Era Enero de 2006 y Monchi metio en cintura a unos ignorantes gacetilleros que desconocían que el “tal Escudé” era titular indiscutible en las categorías de base de Francia, titular indiscutible durante dos temporadas en el todopoderoso Ajax de Ámsterdam, y que tendría, más pronto que tarde, un hueco en la selección absoluta del país vecino. No era, como dijo un impresentable plumilla de cuyo nombre no quiero acordarme, un “paquete encontrado en el camino”, sino uno de los futbolistas con más proyección en las tareas defensivas que había en Europa. Traerlo en el mercado de invierno, no era, como luego demostró, sinónimo de mal futbolista. Julien Escudé ha jugado hasta el momento 166 partidos oficiales con el Sevilla Fútbol Club, y ha vestido 13 veces la chamarra azul francesa en la selección absoluta.

Julien Escudé tuvo que escuchar, nada más llegar, como maltrataban algunos periodistas sevillanos al equipo más grande que jamás dio Andalucía. No le importó, porque Escudé, empezó muy pronto a demostrarles sobre el césped, que él venía para ganar títulos (seis + uno en camino) y que tendrían que comerse sus palabras. A los seis meses de su llegada, ya levantó la Copa de la UEFA en Eindhoven. Años después, ya consagrado y con seis títulos en su curriculum, Julien Escudé acaba de renovar por dos temporadas más en el Sevilla Fútbol Club, algo que al sevillismo nos agrada y nos enorgullece.

Clase, temple, colocación, serenidad, magnifico manejo del balón, anticipación, seriedad, excelente en la marca, extraordinario en la salida de balón...todas ellas son cualidades deportivas de un extraordinario futbolista, que tuvo la mala suerte de cruzarse con un “cegato” en la dirección técnica de la Selección francesa –Domenech - que le ha impedido ser, en la selección de su país, ese extraordinario futbolista que ha sido, es y será hasta 2013 como poco, en el Sevilla Fútbol Club.

La renovación de Escudé se la ha ganado el mismo a pulso. A las cualidades deportivas que hemos citado antes, hay que sumarle su tremenda profesionalidad, dentro y fuera del terreno de juego, su compromiso con la causa sevillista siempre, y su actitud fuera del césped, donde nadie jamás ha podido reprocharle lo más mínimo. Respetuoso con sus compañeros aun cuando no jugaba, carismático en el vestuario, siempre haciendo grupo y además ayudando a los que llegan nuevo en su adaptación.

Por todo ello, Julien Escudé ha pasado a ser sin duda uno de nuestros jugadores de leyenda y será recordado en las páginas más brillantes de nuestra centenaria y gloriosa historia
.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Resultado muy peligroso, pero decidirá Nervión

Inadmisible el paso atrás del equipo en el segundo tiempo, que coincidió con la pérdida del control del balón en el centro del campo. Incomprensible también la tardanza de Antonio Álvarez en sacar del campo a Renato, desaparecido en combate durante toda la segunda mitad.

El cansancio del equipo en el segundo tiempo y la falta de frescura que no cortó el entrenador desde el banquillo, nos costó el partido y por muy poco, también podría habernos costado la eliminatoria. Jugamos con fuego y a punto estuvimos en varias ocasiones de quemarnos. Palop en otra magnifica intervención, tras clamoroso fallo de Fazio, que sigue con sus imprecisiones atrás, y un balón a la cruzeta del equipo portugés en los minutos finales del partido, podrián habernos mandado para casa prematuramente.

Si contra el FC Barcelona el entrenador resolvió bien los cambios, en esta ocasión no ha sabido buscar alternativas al baño que el Sporting nos ha dado en el segundo tiempo; y entre ese cúmulo de desaciertos técnicos, destaca la tardanza en reforzar convenientemente la medular sevillista. Muy tarde la salida de Cigarini. Tambien fue demasiado tarde el recambio de Kanouté por Negredo, cuando el de Malí (en pleno Ramadán), estaba tremendamente castigado.

Sólo muy al final con la frescura de los cambios, se terminó el dominio portugués, pero ya era demasiado tarde. En definitiva, hemos visto otra vez las dos caras del equipo, con el agravante de que cuando fuimjos muy superiores, no logramos perforar la portería rival. Probablemente de haber marcado Luis Fabiano a poco de empezar el partido, la historia hubiera sido otra. Nervión dictará sentencia en esta elimatoria que se ha puesto muy incomoda.

¡Otro año igual!

Comienza nuestra septima temporada consecutiva en Europa y como reza el slogan publicitario de la avioneta veraniega, “Otro año igual, otro año igual..” y ya van siete consecutivos. El crecimiento deportivo del club es imparable como lo demuestra sus ocho finales jugadas, seis títulos conseguidos –el séptimo está al caer en apenas 72 horas- y el reconocimiento deportivo de toda la Europa futbolística.

Un prestigio ganado a pulso en el terreno de juego, pero cuyos miembres se entretejen en la planta noble del Ramón Sánchez Pizjuán. No en vano, la bolita del Sevilla Fútbol Club, el equipo más grande del Sur de Europa, estará, si se elimina a un buen equipo como el Sporting de Braga, en el bombo de los cabezas de series con el sexto mejor coeficiente europeo. Sólo tendrá por delante a los transatlánticos de Europa y por este orden del Ranking UEFA: FC Barcelona, Manchester United, FC Chelsea, Arsenal, Bayer Munich, Sevilla FC, Inter de Milán y AC Milan.

Por detrás, todos los demás: Real Madrid, Valencia, Olimpyque de Lyon, Roma, Werdder Bremen, Benfica...para que seguir.

Este es el dia esperado desde que Rodri, (en mi opinión debería estar en Braga), un chaval criado en la Carretra de Utrera, la fábrica de los sueños en Nervión, metiera aquel golazo en Almería en el último segundo de la temporada anterior. Y hay que hacerlo bueno en esta eliminatoria. Las cartas están sobre la mesa y cualquier resultado que nos permita resolver en la vuelta será bueno, pero si ganamos....entonces será la leche.

!Vamos mi Sevilla, vamos campeón!